Comunicado de la Comunidad Guardiana de los Humedales y el Agua

“Una jornada de reflexión y resistencia, frente al interés económico que no considera que la vida en general y la humana en particular, dependa de los ecosistemas de humedales, entre otros bienes naturales”.

Día Mundial de los Humedales, nada que celebrar..

Editado por Ideas Culturales

Un colectivo de agrupaciones, bajo la denominación de “Río Uruguay, Comunidad Guardiana de los Humedales y el Agua”, elaboró un comunicado por el Día Mundial de los Humedales, que fue este 2 de febrero.

En el mismo, recuerdan el motivo de la fecha, explican la situación actual frente a este tema, el estado del proyecto de ley y una invitación a una “profunda reflexión y resistencia, frente al interés económico que no considera que la vida en general y la humana en particular, dependen de los ecosistemas de humedales, entre otros bienes naturales”.

A continuación, compartimos ese texto y más abajo, aparecen las organizaciones participantes del mismo:

“En 1997 se estableció al 2 de febrero como el Día Mundial de los Humedales, por la firma del Convenio sobre los Humedales, en Ramsar (Irán) en 1971. Este convenio es el primer tratado en el planeta relativo a la Conservación y el uso racional de los Humedales. Claro que en el territorio que habitamos, este criterio parece no tener ninguna entidad.

Por lo tanto, nos encontramos muy lejos de celebrar, porque los humedales han sido y son, bienes de apropiación de “inversiones productivas” de diferente índole, sean mineras, inmobiliarias o agrícolas, en el marco de Políticas Extractivistas. Nuestro cono sur contiene innumerables formas de humedales a diferentes latitudes, como también a diferentes alturas respecto al nivel del mar. Siendo todas ellas objetivo del apetito voraz de los autodenominados “inversionistas”, que solo buscan la mayor rentabilidad territorial al más bajo costo.

A los Fundamentalistas de los Negocios, no les importa qué suceda con los territorios, con la biodiversidad que contiene, ni tampoco les importa demasiado la suerte de quienes los habitan. En estos objetivos no están solos, sino que cuentan con funcionarios y en oportunidades con ex funcionarios, que se alegran de proteger la naturaleza cuando aparece un “gringo” que enmascara sus objetivos por medio del acto de “Comprar – Donar” territorio.

Mientras, operan sobre legisladores para disuadir cualquier avance en la real conservación de ecosistemas que puedan considerar una amenaza para los intereses “inversionistas”. Como es el caso de ignorar el tratamiento de esta Ley, y que podemos observar los resultados en el accionar de las quemas en el Delta de nuestra provincia.

Tampoco se muestra preocupación ambiental en la extracción indiscriminada de las arenas eólicas de la provincia de Entre Ríos, para el método de Fracking en Vaca Muerta, como tampoco parece preocupar la situación de las escuelas fumigadas, o la modificación del Digesto del Rio Uruguay, permitiendo el volcado de mayores concentraciones de sustancias contaminantes a su curso.

La Ley de Humedales, pone racionalidad en el uso de estos espacios que por su particularidad cobran importancia por la función sistémica que cumplen. El Proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Protección y Recuperación Ambiental de los Humedales, elaborado en el Congreso Nacional, cuya preparación, tratamiento y Dictamen favorable en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, llevó varios meses de trabajo de científicos (egresados de universidades públicas), organizaciones sociales, y algunos sectores políticos, volvió a “caerse” por tercera vez, al NO ser tratado en otras Comisiones, por lo tanto no incluido en el temario de Extraordinarias que se desarrollan entre el 1º y el 28 de Febrero de este año.

En el caso de nuestra provincia, Entre Ríos, posee una gran cantidad de recursos hídricos que se encuentran afectados por un acelerado proceso de degradación. Estos son los “bienes de biodiversidad” que estamos obligados a proteger.

Aunque con la normativa actual se han dictado fallos judiciales que indican el camino obligatorio, como el recientemente dictado en el caso AMARRAS de Gualeguaychu, los emprendedores, funcionarios y jueces DEBEN acatar los principios de precaución, prevención, no regresión y los nuevos «un dubio pro agua» e «in dubio pro natura».

En el marco de este proceso, no tenemos nada que celebrar, al contrario, resulta una jornada de profunda reflexión y resistencia, frente al interés económico que no considera que la vida en general y la humana en particular, dependen de los ecosistemas de humedales, entre otros bienes naturales”.

Rio Uruguay, Comunidad Guardiana de los Humedales y el Agua.

-Organizaciones participantes:

– Asociación Civil YANINA, San José. – Centro Cultural La Botica, San José. – Nodo: Brote Nativo, Concordia. – Comisión Permanente por los Derechos Humanos, Colon. – Movimiento Por Todos, Entre Ríos. – Asamblea Ambiental Colon.  – Bloque de concejales Frente Creer Entre Ríos Gualeguaychú. – Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychu.  Vecinos por los Humedales Concepción del Uruguay.  Asamblea Ciudadana Concordia.   Asociación Civil Ayuda Animal (C. del U.)  Programa Cultural – Colon, E.R.   Organización Arroyo Perucho Salvaje San José. E.R.  Coordinadora Provincial Por Una Vida sin Agrotóxicos en Entre Ríos. AGMER Seccional Colón. Fundavida – Gualeguaychú. Observatorio Ambiental Rio de los Pájaros, C. del Uruguay. Fundación Arbolar, Espacio Vivo Colon, E.R.    Asociación Por la Justicia Ambiental.  Asamblea Por el NO a los Agrotóxicos en San José y Colon. Radio Comunitaria Sapukay Colon, E.R.   Grupo de Producción y Consumo Agroecológico Colon, E.R.     Grupo de Conservación de Aves Migratorias Colon, E.R.  Club de Observadores de Ave Guira Pira Concepción del Uruguay. CTA Mesa Departamental Colon. Reserva Ecológica Educativa, Los Teros. San José.   Asociación de Guías del Parque Nacional El Palmar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − 16 =